sábado, 4 de octubre de 2008

5 years ago, there were 5 desperate housewives

El tiempo corre como el viento, hace estragos, pasa de prisa y hasta todo lo cura, pero que bien te sienta si eres una "desesperada". Y es que las vecinas de Wisteria Lane han llegado en plena forma tras cinco años sin saber nada de ellas: Bree ha iniciado una prometedora carrera como autora de libros de cocina, Lynette tiene que hacer frente a unos hijos adolescentes, Gaby ha perdido la seguridad que le producía sentirse una mujer sexy y se está adecuando a la maternidad con Juanita y Celia, y Susan vive secretamente un affaire con un tío más joven que ella, al tiempo que se acostumbra al nuevo rumbo que ha tomado su relación con Mike. Sin embargo, a quien mejor le ha sentado este largo retiro es a Eddie. Además, su inquietante marido parece gozar de un extraño influjo sobre ella. ¿Con qué artes habrá logrado amansar a esta exótica gata de afiladas y ponzoñosas uñas? Lamentablemente, resultan demasiado obvias (o eso creo) las intenciones que han traído a Dave hasta Wisteria Lane. ¿Existe alguna razón para que se de esta obviedad? Sin lugar a dudas, el momento más esperado de la temporada será la reacción de Eddie al verse utilizada y engañada por Dave en su particular venganza.
.

No obstante, a pesar todas estas alabanzas a las "desesperadas" y la buena premisa de su salto temporal, el primer capítulo de la nueva temporada acarrea con las desventajas de todo piloto. Debido a este salto que genera dudas sobre que es lo que pasado en este tiempo, Marc Cherry se ve obligado a presentar a sus personajes como si fueran unas desconocidas y, en un primer momento, el espectador incluso puede llegar a creer que no reconoce a esa Gaby desaliñada o a la antaño romántica Susan echando una cana al aire con un yogurín. Pero esto resulta engañoso porque a los pocos minutos uno se da cuenta de que son las mismas "desesperadas" de siempre y entonces la serie recupera su ritmo habitual y las situaciones se tornan reconocibles, aunque Gaby haya cambiado sus Jimmy Choo por unas deportivas: gran momento el de ésta y Juanita y el autobús.

Se rumorea que se producirá una muerte en esta temporada y todos apuntan a que será la de la hijastra de Lynette. Dejadme que haga mi apuesta -y espero equivocarme por la simpatía que me despierta el actor-: Gale Harold morirá a manos de McDonough, aunque aquel no sea su objetivo. Espero equivocarme y que la palme la insoportable primogénita de los Scavo. De momento, intuyo una agonizante trayectoria para Harold dentro de la serie.
.

2 comentarios:

Ánade dijo...

Qué grande el regreso de las desesperadas. Ya se las echaba de menos. ;)

Tengo que reconocer que Dave me dio un poco de miedo desde el principio, con esa mirada tan vacía y penetrante. Me gusta su misterio, y estoy impaciente por saber por dónde van a tirar a partir de ahora. Y Edie... Qué genial es esta mujer. Espero que en la quinta temporada le den más cancha, porque es de lo mejorcito de la serie. :D

Crítico en Serie dijo...

Dave será un gran personaje. Que hagi estat capaç de domesticar a l'Edie fa por. I no trobes que el de Queer as Folk està... molt més lleig? Quin pentinat! Pitjor que mai.

(i visca les desesperades. clar que la teva aposta de qui morirà en mans de qui em sembla una mica precipitada...) :P