martes, 9 de diciembre de 2008

Frenzied Fringe


Alguien le debía una favor a Joshua Jackson, quien ha pasado de ser el tonto del pueblo a un joven con un coeficiente de 190, 50 puntos por encima de lo que se considera "superdotado". De hecho, es su nuevo personaje y el padre de éste lo mejorcito de esta galería de personajes con enigmático pasado e incierto futuro. La relación entre el Doctor Bishop (ese híbrido entre Einstein y Frankestein, de tan larga tradición en el cine y la televisión) y su hijo Peter (podría llamarse perfectamente Will Hunting) produce los momentos más distendidos de lo que promete ser un trama bastante intrincada. Y se agradecen, al menos hasta el momento que finalice la otra serie de J. J. Abrams y podamos liberar nuestro disco mental de experimentos y conspiraciones de magnates. Incluso quizá entonces podamos reutilizar las carpetas " Widmore Corporation" y "Dharma Iniciative" por "Massive Dynamic" y "Fringe Science", respectivamente, sin necesidad de crear unas nuevas. Por su parte, la agente Olivia Dunham, ligada a la investigación por un dramático episodio amoroso donde los temas estrellas son "traición" y "pérdida" (¿alguién dijo Sidney Bristow?), tiene cierto encanto heredado de su parecido con esa dama de la interpretación llamada Cate Blanchett. Por el momento, ofrece una actuación solvente a la altura de su oponente fémina, la todopoderosa y misteriosa Nina Sharp.
.
Estas continuas referencias a sus obras anteriores y el bueno manejo de los elementos propiamente abramianos (la reiteración de ciertos temas o la abundancia de subtramas), supone la madurez alcanzada con Lost y el afianzamiento de un sello renoconible por el público. La constante renovación de J. J. Abrams forma parte de su misma marca. Por ello, Fringe resulta tan familiar y soprendente a la vez.
.

4 comentarios:

Marta dijo...

Pues a mi Fringe no me llama nada, a JJ le tengo amor-odio, amor por darnos Alias y odio por abandonarla a su suerte cuando empezó Lost (que por otra parte sigo viendo sin saber muy bien porqué, así que realmente nunca me planteé ver Fringe.

BTW, tienes que ver Chuck, en serio...

Ánade dijo...

De Fringe vi los tres primeros capítulos y tuve que dejarla de lo mucho que me aburría viéndola. Qué sopor... Aunque últimamente estoy leyendo críticas bastante buenas sobre ella, así que igual me lo pienso mejor y le doy otra oportunidad.

Y sí, tienes que ver Chuck. No es nada del otro mundo, pero es muy divertida y proporciona un entretenimiento bastante curioso.

Crítico en Serie dijo...

Potser Fringe no m'entusiasma, pero el que sí que li valoro és la independència dels episodis, per més arcs argumentals conspiranoides que tingui. JJ n'havia d'aprendre, ja que Alias, que hauria d'haver-ho estat, sempre deixava la resolució pel següent capítol, un fet que perjudicava als nous espectadors, que mai podien entendre els inicis dels episodis.

Un telespectador más dijo...

A mi tampoco me llama, no le he dado una oportuinidad ni pienso darsela, nose porque. Quizás en verano cuando estemos ya en temporada baja...jeje

Saludos!