domingo, 14 de febrero de 2010

The Walkers: We Are Family (maybe ones more than others)



Los Walker predican el viejo dicho de "donde comen dos comen tres". La familia va sumando nuevos miembros (Rebecca, Scotty, Robert, Ryan, dos nietos) a los miembros nucleares (Nora, Kitty, Kevin, Justin o el tío Saul). Y algunos de estos miembros nucleares, en especial Tommy (aunque también Sarah en menor medida), pueden abandonar el hogar de los Walker por varios capítulos, sin que notemos excesivamente su ausencia. Coincidiendo con mis Walker favoritos, Nora, Kitty y Kevin se erigen de este modo como la tríada familiar que protagoniza la mayoría de los mejores momentos. Su importancia se refleja también en lo enjundioso de sus tramas. Éstas ensombrecen las historias de los demás miembros que, lejos de dar como resultado un guión desigual, se convierte en una fabulosa dramedia donde unos desempeñan sus roles de actores principales, mientras que los otros funcionan como perfecta comparsa.


Es poco probable que a estas alturas del partido haya algún seguidor de la serie que no haya llegado a esta conclusión: la enfermedad de Kitty y su salto a la primera línea política o las tentativas de Kevin y Scotty para tener un hijo, así como los trances del primero como mano de derecha del senador McCallister, no pueden ser comparados con los idilios de Sarah o la intermitente historia de Tommy y Julia. Como tampoco pueden ser comparados los problemas de Holly en Ojai con los dimes y diretes de su hija y Justin (¡que lo fichen en Grey's Anatomy y vuelva Tommy...!). Una cosa queda clara: como en todas las familias, los padres-guionistas de Brothers & Sisters también tienen sus propios ojitos derechos.
,

6 comentarios:

Marta dijo...

Bueno en el caso de la desaparición de Tommy esta tuve que ver mucho con los escarceos amorosos del protagonista fuera de escena y de su matrimonio (es un sosainas lo era en embrujadas, no pegaba nada en Alias y aqui era el peor con diferencia :P )

Y Sara se quedó preñá al final de la anterior temporada de ahi que salga poco al principio de ésta.

Tengo que decir que a mi no me parecen que sus historias sean menos interesantes la verdad, al único que mataría sería a Ryan porque me parece que no tiene nada que hacer en la serie y el actor es casi tan expresivo como el vampiro sosainas de Crepúsculo xDD

Al dijo...

Cierto. No me había fijado en el parecido de Ryan con el prota de Crepúsculo... ¡qué inexpresivos!

Y, respecto al otro, estaba al tanto de los escarceos con Sienna Miller, aunque no del embarazo de la otra. En cualquier caso, me refería a que, al margen de las razones por las que tienen mayor cuota de pantalla, su ausencia tampoco ha perjudicado a la calidad de la serie. A mí Sarah me gusta, pero estoy esperando a que le pase algo más allá de conocer hombres..., jaja. ¿No está algo estancada?

Un telespectador más dijo...

Siempre he sido más de Kitty, porque me gusta la política, pero ahora me costaria mucho decidirme por uno de los tres, porque son unos personajes tan especiales y entrañables que es imposible no adorarlos.

A mi Tom me aburre soberanamente, que quieres que te diga, accidente de coche para él y Julia ya! jajaja

Saludos!

Ángel dijo...

Pues no puedo más que discrepar, no en el caso de Tommy, que me aburría hasta la saciedad, pero para mi mi preferida siempre será Sarah.

Supongo que serán recuerdos de Six Feet Under, pero es el personaje que más me llama la atención, y si, espero que le den mejores historias que la están dejando un poco de lado...

AL dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
AL dijo...

Hola!

Un telespectador más, yo también soy indudablemente de Kitty y sobre todo me gusta cuando ésta interactúa con Kevin o Sarah. Pero, vaya, para hermanos guaperas, ¡prefiero que se queden con Tommy.... el que me produce sopor es Justin!

De hecho, Ángel, éstos son mis tres hermanos favoritos, pero como tú mismo has reconocido a Sarah le han dejado un poco de lado ¡y es una pena! No solo es cuestión de que la actriz nos caiga bien y nos guste (que también, jaja), sino que el personaje de Sarah tenía ese toque cotilla e incluso algo alocado que trataba de disimular con sus aires de hermana mayor, prudente y sensata, frente a sus hijos.