lunes, 18 de agosto de 2008

Does Your Mother Knows?

Mamma mia! llega a las pantallas avalada por ser uno de los musicales más vistos de los últimos diez años en los teatros de medio mundo (Corea, Australia, España, EEUU...) por más de 90 millones de espectadores de 150 ciudades. Con una recaudación multimillonaria asegurada era cuestión de tiempo que alguna productora decidiera rentabilizar su salto al cine. Aprovechando que corren vientos favorables para el cine musical como han venido demostrando los estrenos de Moulin Rouge (2001), Chicago (2002), El otro lado de la cama (2003), El fantasma de la ópera (2004), Los productores (2005), Dreamgirls (2006), Sweeney Todd (2007), Hairspray (2007), Across the Universe (2007) y Nine (todavía en preproducción), llega un musical refrescante sin mayor pretensión que la de tenerte una hora y media pegado a la butaca... excepto por los pies que irremediablemente saldrán disparados en cuanto suenen las primeras notas de Honey, Honey.


Rodada en los estudios Pinewood de Londres y en algunas localizaciones griegas como las islas Skopelos y Skiathlos, parajes ídilicos que facilitan al encargado de fotografía su trabajo -habría que ser un fotógrafo muy malo para no captar la belleza de esos escenarios naturales-, la película cuenta con un grupo de veinticinco actores (el personal del hotel) que funcionan a modo de coro griego en la comedia y que se encargan de soportar la melodía principal, aportar el toque humorístico (Mamma Mia), participar en la narración (Money, money, money) o bien ser los intermediarios entre los protagonistas (S.O.S.).


Para esta ocasión la nobel Phyllida Lloyd llamó a filas a tres grandes actores no entrenados en el musical: Colin Firth, un habitual de las comedias inglesas y de las películas de miriñaques; Pierce Brosnan, desproveído ya del traje de James Bond que tan ancho le quedaba; y finalmente de Stellan Skarsgard, el guiño sueco a ABBA, quien ha vendido el barco pirata para comprarse un velero con el que recorrer el Mediterráneo (aguas mucho menos peligrosas, desde luego). Firth lleva a cabo una interpretación solvente (como siempre) y Skarsgard está a la altura del inglés derramando simpatía (inolvidable el momento de los tatuajes) y sacando provecho de tener como pareja en la ficción a una dama de la interpretación como Julie Walters. Sus voces, aunque no sobresalen (ninguna voz destaca), responden expectativas, mientras que Pierce Brosnan aburre con su intepretación llana, su poca agilidad mental para hacer comedias y la exigua extensión de su voz.

Sin embargo, las auténticas protagonistas del espectáculo son las chicas. El trío formado por Meryl Streep, Julie Walters y Christine Baranski señorea durante toda la cinta y hace crecer con sus voces los temas del grupo sueco (si cabe el acrecentar unas canciones tan grandes). Mery Streep está más bella que nunca a sus 59 años, probablemente gracias al sol griego que rompe ese marmórea epidermis tan admirada y a una cabellera larga, rizada y desordenada de antigua hippie. Su voz, conocida por algunos en A Prairie Home Companion (¿te acuerdas, Elsie, que casi nos quedamos solos en el cine?), es rompedora y se sienta sólidamente sobre las notas. Bjorn y Benny (integrantes de ABBA) se quedaron complacidos con las versiones interpretadas por la señora Streep. Meryl Streep impregna de frescura la película, acometido en el cual también tienen mucho que ver Walters y Baranski. La primera, en una interpretación debidamente pasada de rosca, convierte su personaje en el más divertido de todos. Baranski no se queda atrás y ante tal despliegue interpretativo de sus dos compañeras, baila, canta y tontea maravillosamente. Al fantástico trío quincuagenario, lo secunda el otro trío de féminas: Amanda Seyfried (la chica capaz de pronosticar lluvias con sus pechos en Mean Girls) junto a las bonitas, pero desconocidas Rachel McDowall y Ashley Lilley, son el otro motor de la historia. Seyfried nos deslumbra con una voz dulce y aterciopelada, sobre todo en las baladas. Su partenaire es el genial Dominic Cooper (uno de los chicos de la fabulosa History Boys) que, aunque ensombrecido entre tanta mujer, se mete al público en el bolsillo con su carisma y con su fisonomía tan griega.

El argumento es muy sencillo. Tanto que hasta puede que despierte algunos recelos. Sin embargo, la trama goza de un buen tempo y alterna los diálogos y las canciones con lisongera facilidad. Pocas canciones que aparecían en el musical han sido eliminadas. Alguna ha sido reubicada con bastante acierto, como Our Last Summer, que se convierte la escena en un melancólico óleo marítimo. Otras escenas están rodadas con una ternura que hace vibrar hasta el espectador menos afín al cine musical, como Slipping Through My Fingers o Chiquitita. Los números fuertes no son siempre los que contienen baile. De hecho, aquí el baile toma la apariencia de improvisada coreografía. No hay grandes acrobacias, ni tampoco números de virtuosos del ballet. Algunos números recuerdan a viejos videoclips de décadas pasadas. Su coreógrafo sacrifica sofisticidad en favor de la vitalidad. Un claro ejemplo de esto son Does Your Mother Knows (podría venderse independientemente como el videoclip de una canción de verano), Gimme, Gimme, Gimme o Super Trouper a cargo de Donna y las Dynamos.

La película supera a la obra de teatro (me sorprendo diciendo esto..., pero al menos así ha ocurrido con la producción barcelonesa que ví el pasado diciembre). La cosa es bien sencilla. La película cuenta con unos escenarios increíbles, mientras que el reducido espacio del teatro y la simple escenografía diseñada para el espectáculo iba en detrimiento del mismo. Por otro lado, el plantel de actores de la versión fílmica condena al olvido a una actriz como Nina, aunque haya contribuido con su actuación en el triunfo del musical en España... Mamma Mia! es de aquellas películas que se deja ver repetidas veces y que no sacia. ¿Será la fuente de Afrodita (guiño para aquellos que la hayan visto y que, como yo, tengan previsto repetir)?

.

6 comentarios:

elsäh dijo...

Me encantan todos los videos de las actuaciones de Abba en el programa 300 millones. ESpero que cuando llegue aún esté en el cine. Si esta, Al, repetirías conmigo??? Vuelvo el día 30!!!!

Por cierto, te envío tus dos queridísimos CDs con Marta y Manel, ¿he cumplido no? :)

Un beso desde Londres

El Sombrerero Loco dijo...

Habrá que verla, no cabe duda ;)

Albert dijo...

Elsa: el día 30??? eso es el sábado que viene!!! Ayer te respondí vía sms, pero como no estoy seguro de haber puesto bien el prefijo (creo recordar que era el 0044), pues te contesto también aquí.

La estrenaron hace menos de una semana... yo creo que aguantará dos semanas más hasta que tú llegues... ¡porque esta película es para verla en el cine! La gente bailaba más en el cine que en el teatro... ¡no me lo podía creer!

El sombrero loco: ¡pues claro! Tienes que sacar tiempo de donde sea para ir a verla... ¡es muy entretenida!

Alasse dijo...

Aiiiins, lo malo de estar fuera de España en agosto es que te pierdes este tipo de cosas. Tengo los dedos cruzados para que WALL-E y Mamma Mia! aguanten hasta mi vuelta (el Caballero Oscuro aguantará seguro). Rezad conmigo, hermanos...

Crítico en Serie dijo...

Albert, a mi també em va agradar, sobretot, la Seyfried. Aquesta actriu em semblava una mica inquietant a VEronica Mars, però va acabar conquistant-me amb la seva genial interpretació a Nueve Vidas.

I en Dominic Cooper... Té algo. A mi també em va encantar el seu paper a History Boys (una pel·lícula ben curiosa) i el duet que tenen està molt bé (fins que apareixen els amics d'ell).

Anónimo dijo...

Hi! I know this is kinda off topic however I'd figured I'd
ask. Would you be interested in exchanging links or maybe guest authoring a
blog article or vice-versa? My blog addresses a lot of the same subjects as yours
and I think we could greatly benefit from each other.
If you happen to be interested feel free to send me an email.
I look forward to hearing from you! Terrific blog by the way!


Feel free to visit my web site - beata Riding a hard Cock