jueves, 19 de julio de 2007

I can't live without TV series

Hace unas escasas semanas me puse el último capítulo de temporada de "Grey's Anatomy" con la única razón de despedirme de su pánfila protagonista. No se crean que me molesté en ver todo el capítulo, sino sus últimos quince minutos... ¡Qué interminables minutos frente al televisor! Hubiese preferido que me arrancarán las uñas de los pies con pinzas oxidadas a volver a ver la cara de esa insulsa plantilla de médicos... ¡Que no me subo al altar! ¡Que si tú no lo haces, nos condenas a las dos, atontada! ¡Que no hay boda! ¡Que se acabo todo definitivamente! A ver si es verdad, señores, que se acaba todo definitavemente y no os renuevan los contratos para otra temporada más que con las que tienen que llegar aún a España ya hay suficiente.
Aunque es mucha mi antipatía (irracional, dirán algunos) por "Grey's Anatomy" y "House" - o "Two and Half Man", todavía no me he reído con ninguna de sus situaciones...-, es mayor mi afición por un sinfín de otras maravillosas series norteamericanas: "Desperate Housewives", que sobrevive en su destierro en la TV2, donde continúa sufriendo las aberraciones de una programación sin pies ni cabeza (hooray 4 the nicest housewifes of Wisteria!); "Brothers & Sisters" con una fantástica Sally Field, una madre demócrata hasta la médula -y en muy buena forma física y dialectal- y Calista Flockhart como su hija republicana -me encantan sus discursos políticos dentro del ámbito familiar- acompañados por un plantel de solventes actores como Rachel Griffiths -conocida por el papel de Brenda Chenowith en "Six Feet Under", otra genial serie, o el de dama de honor de Julia Roberts, hehe...-, Matthew Rhys, Patricia Wetting o Ron Rifkin, por decir algunos de mis preferidos; también "Gilmore Girls" que sigo vía internet y con un retraso de dos temporadas y media -ya estoy a punto de acabar la quinta-; la recién descubierta y glamourosa "Dirt" -que también sigo vía internet y en versión original subtitulada- con esa pareja protagonista tan suculenta como la gélida periodista Lucy Spiller-Courtney Cox y el esquizofrénico fotógrafo Don Conkey-Ian Hart; la estupenda "Nip/Tuck" con otra brillante y sexy pareja protagonista y una horda de bellísimas pacientes; "Queer as Folk", transgresora como siempre y con un par de personajes que soportan la serie bastante bien, malvive en su tercera temporada la incertidumbre de la programación actual en Cuatro; y "Criminal Minds", la que peor llevo debido a que la emiten el fatídico viernes.

2 comentarios:

elsäh dijo...

PUes si, como tu tan bien dices tu odio hacia Anatom�a de Grey y House (de la otra serie no digo nada porque desconozco a simple lectura de cual se trata) es absolutamente irracional y si estas opiniones se basan solamente en que a�n no te has reido con ninguna de sus situaciones entonces no llego a entender bien tu criterio cinematogr�fico y televisivo. Pues la pel�cula de Mi vida sin m� por poner un ejemplo, es una de mis favoritas y ni un solo minuto de �sta me hace reir, pero me provoca otros sentimientos y sensaciones que si bien creo que valen mucho la pena. Defiendo a ultranza Grey's Anatomy aunque sea la en�sima serie de m�dicos que vemos, al igual que House. Aunque tambi�n me pongo de tu parte y defiendo Cinco Hermanos, muy buena serie (al menos en sus inicios, que apuntan bien) y un reparto perfecto, no s� con qui�n quedarme de momento!!!!
Alberto, no seas tan duro con tus cr�ticas, que Grey se lo merece pero Cristina no!!!
Besos!

Anónimo dijo...

Deberías leer de nuevo el post. El argumento que utilizo para criticar a "Grey's Anatomy" no es que no me haga reír -éste es el argumento de la comedia "Two And Half Man"-, sino lo insulso de su plantel...