martes, 11 de septiembre de 2007

Evan Almighty

Juro solemnemente que al ir hasta el cine ayer y acabar viendo "Evan Almighty", no lo hice impulsado por ninguna incontrolable fuerza "fan" ni por ningún transtorno obsesivo -que tenga un par de fotos de Lauren y Alexis en la pared no significa absolutamente nada- ni tampoco porque sea un potencial acosador de ídolos -otro gallo cantaría si viviesen Audrey Hepburn o, no sé, Romy Schneider, Judy Garland o Natalie Wood (maravilloso, ahora empiezo a parecer Tobey Maguire en "Wonder Boys") -. Las principales razones por las que acabé viendo la susodicha comedia fueron: a)la proyectaban a una hora adecuada; b)había visto "Bruce Almighty", también de Shadyac y con un mensaje, argumento y tono similar, con mi amiga Nahla y había pasado un buen rato; y c)iba invitado al cine y, por tanto, era tácito que la película tenía que amoldarse a los gustos de quien pagaba las entradas y no a los míos. En cualquier caso, el hecho de que el otro film de Shadyac me hubiera parecido una comedia con buenas intenciones (ya escribió Gide, que "el arte se hace con buenas intenciones" - tampoco es que diga que esta movie sea una obra de arte...) y, además, entretenida, tuvo mucho que ver con que accediera a ver a un Steve Carell ataviado con una harapienta túnica y simbólica barba blanca. También tuvo algo que ver que el papel de la fiel esposa de Noé recayese en la siempre simpática y siempre grata de ver Lauren Graham. Y luego está la sonrisita que esbozé al dar en la pantalla grande con la Reina Mollony Shannon de los Papeles Secundarios Bobos -que no os engañe la etiqueta que la actriz me gusta- ("Never Been Kissed", "Supestar", "Serendipity") y verla bailar en los créditos finales. Por cierto, ¿alguién se animó a bailar al final de la peli? Un niño con gafas se puso a bailar ni corto ni perezoso cuando nos instaron a menearnos. Yo me limité a sonreír y balancear la cabeza rítmicamente... -quienes me conocen, saben que no tengo problemas para bailar allí donde sea y pueden atestiguarlo, pero acababa de salir de un virus estomacal y continuaba con un debilitamiento de piernas que de haberme puesto a bailar, habría caído rodando sala de cine abajo-. ¿Y que fue lo que pasó al salir del complejo multicines? Mi centro comercial cuenta con un hilo musical y al salir del cine, éste estaba poniendo en ese momento "There She Goes". Y esto me trajo a la memoria, el primer capítulos de las Gilmore, en la que se ve a Lorelai dirigiéndose a Luke's a por su dosis matutina de café (bueno, en realidad, a por su octava taza de café...¡juas!):
Luke: Yonqui.
Lorelai: Angel.
Lástima que en ese momento no había ningún Hollower cerca que comprendiese la importancia de la elección de esa canción...
Psd: Al imedebear a la actriz, me doy cuenta que ha participado en "Sex and the City", "Seinfield" (la serie de Miguel, hehe, y donde también aparecía, tachán, tachán, Lauren Graham) y "Wil & Grace". También ha prestado su voz en un par de capítulos de "American Dad"... Creo que su nombre definitivo será: la Imparable Reina Mollony Shannon de los Papeles Secundarios Bobos.




3 comentarios:

ALX dijo...

A ver si veo esta película, que si bien no me llama mucho (la primera me pareció muy normalilla), aparecen dos actores que adoro, televisivamente hablando, como Lauren Graham o Steve Carrell que me tiene enganchado en estos momentos a The Office. La buscaré para descargármela.

Closto dijo...

¡IIIIIIIIIIIIIIIIHHHHHHHHHHHHHHHHH! ¡ES LA DE "LAS CHICAS GILMORE"! ¡IIIIIIIIIIHHHHHHHHHHHHHHHHHH!

Ains, no sé, no me animo a ir a verla, aunque tengo un par de entradas gratuitas al cine. Igual me animo. Todo depende (¿de qué depende?) de mi acompañante.

elsäh dijo...

No sé si el hecho de que a mí también me caiga muy simpática Molly Shannon es debido a su aparición en Never Been Kissed como mejor amiguísima de (el santo de mi devoción) Drew Barrymore.
Alguien ha hecho mención de Tony Collette y eso me ha hecho recordar a Paul Dano, el chico raro fiel seguidor de Nietzsche que aparece en Little Miss Sunshine (me encanta el momento en el que se estropea el claxon de la furgo), y a Abigail Breslin con su gorrito antiovnis de papel de aluminio.