miércoles, 19 de septiembre de 2007

It needs the second season coming out soon

¿Por qué nos dejan las series -aunque sea un abandono temporal, no deja de ser un imperdonable abandono-! Primero finaliza en agosto "Desperate Housewives" y luego "Brothers & Sisters"... ¡Y de que manera lo hacen! En el caso de los Walker, al final de la primera temporada cada hermano se ve sumergido en una nueva situación que afrontar... Me ha encantado ese final (no el del aeropuerto, ése no, porque Justin no me cae especialmente simpático...), sino ése otro en la casa de Nora, cuando llega con Kitty de despedirse de su benjamín y contempla como su césped está destrozado, pero ella, que es una mujer de armas tomar, en lugar de venirse abajo, una vez más nos deleita con su empuje y vitalidad y se lanza a la piscina con vestidito de alta costura incluído para que quede claro que no hay nadie tan imprevisible ni vehemente como un Walker. ¡¡¡Si hasta Holly y Rebecca se arrojan a la piscina!!! ¿Eso significará que ya han enterrado el hacha de guerra y que podrán convivir en comunión a partir de ahora? Además, me gusta esa forma de cerrar el círculo por la que han optado los guionistas -bueno, digo yo que debe haber sido cosa de ellos-. El primer capítulo se titulaba "Patriarchy" y la principal línea argumental arrancaba de la inesperada muerte del padre (en la piscina); el último, como algunos ya sabréis, se titula "Matriarchy" y acaba con el gran simbólico salto de Nora a esa misma piscina seguida por todos sus hijos (presentes) y por Rebecca y Holly (acompaño foto) aparentemente integradas ya en el cuadro familiar -como me he reído al ver en un plano general de la piscina al senador lanzando por los aires a Kitty y zambullirla en el agua-.
Nota: Alx en "Day Zero" (linkeada en este blog) hizo una estupenda crónica en directo de la entrega de los Emmy. Cabe reseñar el galardón otorgado a Sally Field por su papel de matriarca del clan Walker.

Ahora queda darle ese empujón final a mis "GG" que están a punto de acabar su sexto año. Aunque tal vez sea yo quien necesite ese empujón porque a medida que llego al final de la serie (esto es la séptima temporada, es decir, la próxima), me invade una prematura melancolía que me frena a seguir con la serie hasta el final. Porque como decía Nacho -que a su vez citaba a la cantidad de vídeos que han bombardeado en los últimos días el portal youtube con motivo del estreno en la Fox de "GG", vídeos que lamentaban la cancelación oficial de la serie en mayo-: "Sin Lorelai Gilmore, ¿quién va a enseñarnos a ser buenas personas, a tener siempre una sonrisa en la boca y a tomarnos la vida con excelente y agudísimo sentido del humor?" Otro día hablaré de ese fenómeno llamado "el síndrome Lorelai".

5 comentarios:

xandalie dijo...

A mi aún me cuesta hacerme a la idea de que no habrá más Lorelai Gilmore :'(

Y a los Walker se les coge un cariño que no es normal, en cada episodio que pasaba les adoraba más y mas.

ALX dijo...

Por suerte aún me quedan Gilmore para rato. Pero es cierto que cada vez que veo un capítulo de esa serie me entran ganas de ser mejor persona, de estudiar más y de beber más café. No sé porque será.

En cuanto a Cinco Hermanos, a ver que tal en la segunda temporada y si consiguen mantener ese tono de comedia que tanto me gustaba.

Almu dijo...

ya, yo las echo de menos... y aun no vi el ultimo capitulo xD

angel dijo...

Yo me he negado a pasar más allá del 7x03, y la verdad, no sé si algún día lo haré.

Y que decir de los Walker... Me encantan!!! Y es más insfrible verla con los típicos parones norteamericanos

Un saludo

REM dijo...

Me vas a matar por esto, pero no he visto ningún capítulo entero de GG... lo tengo en series pendientes.
La que si he visto es B&S y me apasiona. Me encanta cada uno de los personajes. Y lo mejor de la serie, son las conversaciones por los móviles... aunque es una serie dramática, me muero de la risa.

Un abrazow!!