jueves, 24 de abril de 2008

Zombies or False Deaths on "El internado"?

Si todavía no has visto el primer episodio de la nueva temporada de El internado, lamento haber escogido un título tan explícito.


Ayer los internos de la Laguna Negra inauguraron un nuevo trimestre. En los portales de la red, había transcendido la incorporación de un nuevo personaje en la trama, Mariona Ribas, tras su rescate de la malograda Gominolas, pero lo que nadie preveía -o al menos mi círculo más inmediato- era el regreso de un viejo amigo al internado. El final fue demoledor: los chicos subiendo la amplia escalinata del hall y dispersándose sin mirar atrás mientras corren hacia sus habitaciones como alma que lleva el diablo. ¿Qué habían visto en los pasadizos que se esconden tras el falso fondo de la chimenea? Julia (Blanca Suárez) es la encargada de desvelarnos el misterio al chocar con un resucitado Cayetano (Fernando Tielve) y atraer hacia él el objetivo de la cámara. ¿Estamos ante la serie más pretenciosa de la televisión española? El dinero invertido en cada uno de los capítulos de El internado nos da una idea bastante clara de donde quieren poner el listón sus productores. La serie arranca con uno de los personajes más queridos y más odiados, Iván (Yon González), manchándose las manos de sangre mientras discurre paralela la instrucción de Nora a cargo del siempre inquietante Manuel de Blas, quien ha contratado a la muchacha para introducirse en la plantilla de profesores y así descubrir el paradero de Fermín (Raúl Fernández). Pero éstas solo son algunas de las puertas abiertas del internado, pues todavía muchas permanecen cerradas a cal y canto, como el misterio que gira entorno a la madre de Marcos (Martín Rivas), enclaustrada en una habitación decorada con un barroquismo espantoso y drogada por el profesor de latín. ¿Qué pasaría si un día decidiese no tomarse esa pastilla que la sumen en profundos sueños? Se abren tantos enigmas como se cierran "falsamente" otros por lo que uno no puede estar seguro de nada. Aunque todo seriófilo reconocerá lugares comunes entre El internado y algunas series anglosajonas, uno no puede dejar de reconocer que ésta es la primera serie que toma modelos extranjeros, pero no para destrozarlos, sino para utilizarlos inteligentemente ante un público que no está acostumbrado a malabarismos en un género tan poco patrio.

5 comentarios:

ALX dijo...

¿Cómo que para no destrozarlos?

;P

Sunne dijo...

El capitulo fué flojillo pero una vez que lo recuerdas ves que es la mejor serie Española.
La verdad que lo ce Cayetano me ha dejado flipado pq todo el mundo lo ha visto muerto, ¿que harán al verle?

Tb veo fallos chorras como intentar forzar una puerta que se abría girando el pomo...

Ánade dijo...

Yo no vi el estreno, pero una chavala de mi clase vino ayer a clase toda excitada por el capítulo.

Cada vez tengo más ganas de verla, pero es que me estoy tragando todos los spoilers que veo, y claro, así le estoy quitando toda la gracia... :(

Albert dijo...

Ánade, ¡protégete de los spoilers! Vale la pena darle una oportunidad a la serie. De hecho, estoy planteándome hasta comprar la serie cuando salga en dvd...

Sunne, yo también estoy sorprendido con lo de Cayetano. Me encantó ese momento. Sin embargo, a mí no me pareció flojillo, me pareció un buen inicio de temporada, muy acorde con el final de la anterior.

Alx, jeje, ¡no los destrozan! Sé benevolente con ellos.

Por cierto, Sunne, lo de la puerta no me pareció que fuera tan fácil como girar el pomo únicamente. Al profesor de Latín se le ve girando en dos ocasiones el pomo como si fuese una especie de rodete de cámara de seguridad o algo así.

NOLAND dijo...

Aunque empecé viendo la serie cada semana y no me perdía ni un sólo capítulo, por diversos motivos, tuve que dejar de verla antes de que acabara la primera temporada, no vi nada de la segunda y me temo que la tercera lleva el mismo camino... pero considero que es una de las mejores series que se han hecho aquí desde hace mucho.

Y no sólo por Martiño Rivas...jejeje

Un abrazo!