martes, 16 de octubre de 2007

Honey come back

Y aunque me negué a dar los tres consabidos golpes con los talones de mis zapatos de rubíes, en la medianoche del domingo me encontraba de vuelta en mi hogar. Algunas cosas que hice en mis días por los Madriles fueron:

- Vivir una hora diaria en el Dunky Donuts y soportar a una empleada muy ruidosa, pero también muy maja.
- Ir al Palacio de la Música y ver y asustarme y conmoverme y estar en continua tensión con El orfanato. Debatir sobre algunos aspectos de la película y descubrir mi única faceta pasional: rebatir argumentos... haha...
- Recibir uno de los regalos más valiosos que he recibido en el 2007: mi foto con firma (fotocopiada, pero no importa en absoluto) de Lauren Graham/Lorelai o, mejor dicho, Lorelei... como apuntaba ese libro que iba a comprarme y que luego me olvidé de comprar en el FNAC de Callao y que luego no encontraba en ninguna otra tienda porque estaba agotado. Me reí mucho con el momento: LORELEI.
- Hacer shopping y adquirir varios tesoros como: la BSO de Seven Brides for Seven Brothers por sólo cinco euros, una camiseta verdísima con el rostro reflexivo de Woody, chapas. el libro Los crímenes de Oxford y el reportaje de Marlango incluído en VanityGay. También aproveché para comprar algunos regalos: el de Elsie (top secret que lee el bló), el de mi madre (la 1ª season de Ghosts Whisperer) o el de mi tía Tessie -o Sarah para algunos- (aunque no se lo crean, la T-Shirt, talla S, Queer As Folk).
- Visitar la Feria de Libro y continuar con la búsqueda de algunos de mis libros de la universidad (con prolongación infructuosa en Barcelona).
- Seguir la corriente al estudiante de Aeronáutica, ebrio perdido, que me utilizó de gancho en sus pesquisas amorosas.
- Dormitar cerca de una hora en el parque del Retiro y extraviar a mi vuelta a la civilización el pin de Fame y mermar mi estimadísima colección.
- Toparme con famosos de la talla de Paco León, José Luis Gil o Mariano Alameda -excepto el segundo, lo demás no suscitaron un amplio interés...-.
- Preocuparme por el bienestar y por la falta de horas de sueño regulares de la anciana que llevaba el hostal que nos alojó.
- Pensar que el domingo en el Gino's con Cris nos habían tendido una camara oculta debido a las payasadas y destrozos del simpaticón Juan, camarero del lugar -que probablemente ya no lo sea hoy-.
- Coger programas de Jesuchrist Superstar, metérmelos en el chaleco y perderlos en algún punto de Madrid.

3 comentarios:

xandalie dijo...

Bueno pues ha sido un finde bastante completito no te podrás quejar.

Yo quiero una foto firmada por Lauren!! la pedí y nunca me llegó :(

Güelcome back!

Closto dijo...

Uno nunca pierde a Jesús porque Dios está en todas partes.

Inma dijo...

Qué ocupado has estado.
Envidio tu foto con todo mi corazón.Ya puedes dar información de donde la has sacado.